Derribando mitos de las relaciones: ¿Un clavo saca otro clavo?

Hace algo más de un mes una amiga me hizo esta pregunta, y yo no supe muy bien qué responder ya que el tema es bastante relativo y se tiende a hablar y opinar sesgadamente acerca de esto; es bastante común que la gente se ponga a pensar en experiencias propias y próximas, incluso más en el imaginario colectivo, lo que es un grave error.

Hay diversas opiniones acerca de si esto es bueno o malo a la hora de superar una ruptura. Generalmente se cree que es un error debido a que las personas que empiezan nuevas relaciones pronto se arriesgan a entrar en ellas  sin haberlo meditado bien, con las razones equivocadas o sin curar bien las heridas de la anterior relación. Decidí informarme sobre esto, y encontré varios estudios que afirman que la tendencia a pensar que comenzar una relación poco tiempo después de una ruptura tiene efectos negativos es una leyenda urbana: es el caso del estudio realizado por Wolfinger en 2007, en el que se encontró que no existe efecto del tiempo entre el divorcio y la nueva relación en la disolución de ésta. También encontré el estudio del Journal of Social and Personal Relationships, al que me remitiré en este artículo, en el que realizan un análisis exploratorio del asunto.

Esta investigación lo que hace es averiguar cuáles son las ventajas o desventajas de las ”relaciones de rebote” (rebound relationships) a partir de dos estudios. El segundo se lleva a cabo con una muestra más grande y un diseño transversal para reafirmar los resultados del primero. Resumidamente, los resultados son que los que estuvieron solteros durante un corto período de tiempo tras la ruptura se recuperaron más rápido, mostraron una mayor autoestima y confianza en sí mismos, tenían menos sentimientos residuales por sus exs y un mayor respeto por sus nuevas parejas. La siguiente tabla resume bastante bien lo que acabo de decir; no tenéis que mataros a entenderla, sólo es para darle un poco de validez empírica a las palabras… y porque queda bien y punto.

Tabla 5

 Entonces, ¿es prudente introducir una nueva relación poco después de la disolución de otra relación?

 

Si hacéis esta pregunta a amigos, familiares o a la gente en general, la respuesta que probablemente recibiréis es que no lo es y que debéis esperar un tiempo para curar las heridas y olvidar a vuestros/as exs en soledad (además de deciros que hagáis lo que queráis con quien queráis y cuantas más veces mejor). Eso es lo que está profundamente arraigado en el imaginario colectivo, y está tan tremendamente enraizado en la cultura popular y en la sociedad, que si poco tiempo después de la ruptura empiezas con alguien, te va a caer un chaparrón de críticas increíble, y más si eres quien ha dejado la relación. De todas formas, a los que os dejan no os van a dejar libres de culpa, seguramente digan que estáis intentando demostrar que podéis estar sin vuestros/as exs, que os ha durado poco la pena, que realmente no estabais enamorados, o historias por el estilo.

Para la mayoría de los homínidos, cuando una relación se termina entran en acción de repente una especie de rituales que vienen del más allá y que te dicen que tienes que guardar una especie de luto a tu ex pareja, con el que viene de serie un cinturón de castidad y una venda para los ojos que no podrás quitarte hasta pasado cierto tiempo (tiempo que puede durar incluso años si tu relación ha sido larga).

En mi humilde opinión, sinceramente, todo eso me parecen una sarta de tonterías estereotipadas. Por una parte, tras una ruptura las personas entran en un periodo de duelo, y si es un divorcio esto se agrava con temas financieros, custodias y demás. Pero también tiene sus cosas buenas como una mayor adaptación a la independencia, posibles cambios de mentalidad y de vida, el incremento de una vida social más activa, etc.; también puede servir para mejorar relaciones posteriores si por ejemplo la anterior ha sido una relación tóxica. Estar un tiempo solo tras la ruptura puede valer para todas estas cosas y más, pero eso no quita que durante ese tiempo tengas que cerrarte necesariamente a conocer gente nueva, cada persona tiene necesidades diferentes y una cosa no es excluyente de la otra.

No tiene por qué ser imprudente introducir una nueva relación poco después del final de otra, y parece que empieza a haber datos empíricos que dicen que esto tiene consecuencias positivas, a pesar de lo que popularmente se suele creer. No creo que lo adecuado sea encerrarse en casa durante x tiempo y rasgarse las vestiduras mientras pones música auto-destructiva y lloras a lágrima viva sintiéndote la persona más desdichada del mundo y negándote a conocer gente porque eso es un acto puramente satánico. No hacerlo puede servir para distraerse de los sentimientos dolorosos y negativos, puede ofrecer nuevas experiencias buenas del comienzo de la relación, etc.

Con esto no estoy diciendo que sumergirse en una nueva relación sea un billete directo al paraíso de la superación de las rupturas, o que es algo que se deba hacer, simplemente que no es algo nocivo, y que, como se ha visto en el estudio, tiene beneficios. Es más, muchas veces tras el desenlace de algunas relaciones te sientes agotado y lo que mas necesitas es estar solo. No se trata de conocer a alguien desesperadamente y lanzarte a la piscina para sentirte mejor, se trata de no cerrarse a que pueda aparecer alguien y, tras examinar que el clavo no esté oxidado, dejar que las cosas se den como tengan que darse y que eso pueda beneficiarte.

Y vosotros, ¿qué pensáis? ¿Son las relaciones de rebote la mejor manera de curarse o simplemente son una tirita temporal?

 

 

  • No me he leído el estudio, me da pereza, pero de entrada me aventuro a decir que también hay que considerar no sólo cómo nos sentimos nosotros, sino cómo se sienten los demás. Yo nunca he sacado un clavo con otro. Si acaso después de cortar una relación he tenido algún “rollo”, pero entendido como tal por ambas partes. Ha sido así porque después de cortar con alguien puedo seguir teniendo desexo sexual, pero me parecería deshonesto hacerle pensar a alguien que estando conmigo pudiese llegar a algo, si aún estoy en fase de duelo, como tú le llamas. Realmente creo que me sentiría mal por hacer algo así.

    Personalmente mi receta para superar una ruptura es, simplemente, estar ocupado, aceptar todas las invitaciones que puedas para salir de casa y saciar tu parte sexual. Con eso y el tiempo, la cosa acaba pasando. Yo para empezar algo serio de nuevo tiene que ser “from scratch”, no sería capaz de hacerlo de otra forma.

    De todas formas, la próxima vez que quieras averiguar cosas sobre este tema, te invito a no pasar por alto los estudios de Helen Fisher, que son geniales todos.

    • Carlota Bao

      De todas formas ya he dicho que no creo que sea la solución a la ruptura, simplemente que no hay que cerrarse a conocer a gente, no que sea la panacea. Yo tampoco lo he hecho nunca, y también necesito un tiempo tras la ruptura; pero que todo eso no quita que sea tan malo como está visto socialmente. Hay a personas que les lleva más tiempo que a otras curar las heridas, y no por ello están obrando mejor o peor. No sé si me he explicado, es lo malo de escribir de asuntos polémicos.

  • Carlota Bao

    De todas formas ya he dicho que no creo que sea la solución a la ruptura, simplemente que no hay que cerrarse a conocer a gente, no que sea la panacea. Yo tampoco lo he hecho nunca, y también necesito un tiempo tras la ruptura; pero que todo eso no quita que sea tan malo como está visto socialmente. Hay a personas que les lleva más tiempo que a otras curar las heridas, y no por ello están obrando mejor o peor. No sé si me he explicado, es lo malo de escribir de asuntos polémicos.